sábado, 14 de mayo de 2016

PRIMAVERA

                                                           PRIMAVERA
    
                            Circula un aire perfumado
                            que lo invade todo
                            y atrevidamente
                            se cuela por los rincones
                            las flores han decidido
                            unánimemente
                            hacerse al mando de nuestros sentidos.

NUESTROS APARATOS ESTÁN MUY CONTENTOS

PREÁMBULO A LAS INSTRUCCIONES PARA DAR CUERDA AL RELOJ
                               
                                   JULIO CORTÁZAR (Historias de cronopios y de famas)

"Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo, con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia a comparar tu reloj con los demás relojes.
No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj

Mi tablet y mi smartphone están contentos. Les regalaron una Mónica que va a cuidar de ellos. Los va a cargar, los va a cuidar y no los va a llevar a lugares donde se los puedan robar...

jueves, 5 de mayo de 2016

Y ME PREMIARON NOMÁS. ESTOY CONTENTA.

                                                        EL NIÑO MOJADO
Chiclana de la Frontera, esa frontera, tierra de nadie, con resonancias de moros y cristianos...Chiclana de la Frontera, cuyas aguas dulces y saladas se mezclan sin pelearse...Chiclana de la Frontera, con soleadas tierras de secano que periódicamente son regadas; a veces aregañadientes, a veces sobradamente, a veces por lo humano y a veces por lo divino, es el escenario de los siguientes acontecimientos:
Paco estaba dando de comer a las gaviotas a orillas del río Iro. Era un día de otoño como tantos otros, nublado y lluvioso, pero algo inusual estaba ocurriendo porque las aguas del río corrían atropellándose entre sí y arrastraban cosas y pedazos de árboles caídos. Había ira en el Iro. Ira hídrica, diría Neruda.
Paco se acurrucó en el hueco de una pared amiga a ver qué pasaba. Seguía lloviendo. De tanto esperar se fué adormilando. En ese mismo momento se le acercó un chico y le habló con extremada seriedad aunque sin gritar: "Sal de aquí inmediatamente y corre hacia el lugar más alto que veas". Era un chico extraño, ajeno, como si viniera de otro mundo y su mirada imperativa más que sus palabras convencieron a Paco de que convenía seguir su consejo, aunque dudó un instante, hasta que el chico le gritó, ya desesperado: "¡¡A mí me mató una ola gigantesca que vino del mar...hazme caso!!".
Más asustado por la eventual presencia de un aparecido que del encabritado río Iro, salió Paco disparando. Corrió muy asustado por la calle La Vega, llegó al mercadito Lora, trepó jadeando la cuesta Hormaza, exhausto se tumbó en la ermita Santa Ana y de allí ya no se movió. Todo estaba inundado.
Vió cómo llegaban los helicópteros de Rota que rescataban a la gente de las azoteas, refugiada allí huyendo de la riada ocurrida esa misma mañana, un 19 de octubre de 1965. Costó mucho tiempo y esfuerzo limpiar y reconstruir la chorreante ciudad afectada por la inesperada crecida de las aguas.
Paco siguió su vida preguntándose quién podría haber sido ese efímero chico al que le debía la vida y que jamás volvió a ver. Un día, en el instituto, estudiando la historia de su ciudad, supo del espantoso Tsunami que había arrasado la costa gaditana en el siglo XVIII.
Aconteció un 1º de noviembre de 1755 y fué la consecuencia de un terremoto que destruyó totalmente la ciudad de Lisboa causando cientos de miles de muertos. Recordó las palabras del chico: "...una ola gigante me mató". Por un momento imaginó que ese misterioso niño antiguo podría ser una de las víctimas y que había vuelto del mas allá para ayudarlo. Pero, ¿cómo saberlo, dónde podría volver a verlo?. Después de mucho pensar se encaminó instintivamente hacia el hueco de la pared amiga a orillas del rí Iro y, como en aquélla ocasión, de tanto esperar se quedó dormido. Entonces lo vió: el chaval no había crecido, seguía completamente mojado y lo miró con una sonrisa triste...pero esta vez no le dijo nada. Tuvo entonces Paco la certeza de que ese jovencísimo ahogado en el pasado era un fantasma amigo que había vuelto para evitarle a él, un niño del siglo XX, el mismo triste destino.