sábado, 29 de noviembre de 2014

OTRO PUNTO DE VISTA

Había una vez un gigantesco laboratorio de prótesis donde trabajaban muchas personas construyendo aparatos para mejorar la boca de la gente. Cada mañana, muy temprano, se encendían infinidad de luces; incontables máquinas se ponían a funcionar; el yeso lo impregnaba todo y los alicates volaban doblando alambres.
En las manos de los hábiles operarios unas cosas se transformaban en otras. El Quad-hélix de Melissa estaba siendo construído y, mientras tanto, pensaba: "por fin voy a tener forma de algo. Colocado en una estantería como rollo de alambre no me sentía muy útil, la verdad".  Y a medida que lo contorneaban y lo soldaban con laser, seguía reflexionando: "¿a la boca de quién iré a parar?".
Cuando por fin lo terminaron, lo metieron en una funda estéril, luego en una caja de cartón y lo trasladaron a la consulta de Lourdes y Antonio, en Madrid. ¡Qué largo se le hizo el viaje de Ortoplus a Odontomadrid!
Una vez allí lo colocaron en un cajón junto con otros aparatos a esperar a que llegara la paciente. Los días se le hacían interminables al pobre y noble aparato. ¡Qué aburrimiento, todo el día dentro de un oscuro cajón! Pero enseguida se dió cuenta que allí había unas prótesis con las cuales podría charlar de vidas futuras. Así que inició una conversación con una de ellas. "¡Hola, vecina!", dijo tratando de ser muy amable. "¿tú para qué sirves?"
-"¿No me ves, así como estoy, con dientes intercalados?"contestó muy molesta la prótesis parcial removible.
-"¡Ahhhh, si, si, perdona.....no te quise molestar!"- replicó educadamente el Quad-hélix.
Se ve que la prótesis de dió cuenta que había estado muy brusca y, esta vez, suavemente, le volvió a hablar con una sonrisa blanca: -"...ay, perdóname, querido aparato de ortodoncia, es que no te imaginas cuánto hace que estoy aquí, aburridísima y nunca pasa nada. ¡mi dueño no viene a buscarme!"
  -"¿En serio....pero por qué, no quiso pagarte?"
  -"Seguramente algo de eso hay, aunque lo más importante parece ser que es que el paciente no se cepilla bien los dientes remanenetes y hasta que eso no se logre, ni Lourdes ni Antonio me quieren instalar".
-"Uyyyy, qué decentes"- exclamó asombrado el Quad hélix y enseguida pensó: "¿Dios mío, cómo será la tal Melissa?, como me caiga una pasota estoy listo"
_"Imagínate que destino el mío", se quejó amargamente la prótesis parcial:" en un cajón o en la boca de un asqueroso".
La prótesis completa se revolvió molesta y casi gritó: "Claro, dale nomás al cepillo que, aparte de las pérdidas de inserción me van a mandar a mí al desempleo".
 "¡Lo que pasa es que a vos te gustan los viejos!".replicó furioso el cromo cobalto, al ver que no se valoraban sus aspiraciones preventivas y las de sus odontólogos. 
El Quad-hélix se quedó patidifuso y miró hacia otro lado, antes de que alguien lo acusara de que le gustaban en exceso los chicos y allí vió unos brillantes implantes de titanio en un modelo de yeso. Para cortar la atmósfera de incomodidad los saludó cordialmente: -"Buenos días, señores implantes,¿ cómo están ustedes?"
-"Aquí, esperando como todo el mundo"- suspiraron los 4 al unísono. Al Quad-hélix le dió mucha risa porque hablaban todos con una sola voz. "Debe ser por aquéllo de la importancia de la máxima intercuspidación" razonó para sí mismo.  Y prosiguieron: "....nosotros ayer vimos a nuestra dueña y es muy simpática. Parece seguro que vamos a tener que funcionar mucho porque es gordita...se ve que le gusta comer, ojalá nos deje oseointegrarnos bien".
-"Bueno"- dijo la prótesis parcial pensativa- "mientras después se cepille bien....yo no sé cómo los aparatos de ortodoncia aguantan a los niños, yo los odio, no se limpian nunca". "Lo sabía, sabía que, antes o después alguien iba a decir algo así", pensó dolorido el buen cuatro helicodes, porque lo hacía sentirse un horrible pederasta, pero lo ignoró.  La corona de zirconio los miró de reojo, como con desprecio y prefirió no opinar...era demasiado soberbia. Ella se sentía perteneciente a otro estrato social y, además todo lo reducía a la estética y al surco gingival. Sólo le interesaba la sonrisa de los que jugaban al polo.

Y así, entre charla y discusión odontoestomatognática fueron pasando los días hasta que por fin llegó el gran acontecimiento y, al abrirse la puerta del gabinete dental, entraron Melissa y su padre. La primera impresión fué buena: eran personas agradables, se reían y charlaban con Mónica. "Hay buen rollo", pensó el Quad hélix. Melissa parecía una niña motivada, colaboradora y lo más importante: LIMPIA.
Una vez colocado en la boca y superadas las primeras incomodidades, el aparato se sintió plenamente feliz: al fin y al cabo para eso había sido construído. Estaba calentito y húmedo en una boca preciosa.
"¿Cuántos pueden presumir de algo así?" pensó sin imaginar siquiera el alcance que su comentario podría tener en otros contextos menos odontológicos 
Aunque hubo de reconocer que a veces le molestaba la lengua; si la charla era muy animada y los minutos posteriores a una comilona se le hacían eternos hasta que no entraba en acción el cepillo de dientes. Eso de que le quedara una lechuguita colgando no le hacía ninguna gracia. "No soy un perchero", refunfuñaba.
Un par de veces bordeó el pánico al acercársele un chicle y suspiró aliviado cuando lo vió alejarse.
-"Es un pegote repelente fabricado en serie....puajjjj!!!, pura química yanqui con colorantes".
También se asustó mucho una noche que entró un pulgar con la oscura intención de ser chupado, pero Melissa lo sacó, se dió media vuelta y siguió durmiendo. -"me iba a deformar todo"- hubiera gritado si hubiera podido.
Cunplió su deber a la perfección y, junto con los brackets, quienes, a la postre resultaron ser unos individualistas que se querían llevar todo el mérito, alcanzó la excelencia. Un año y medio más tarde fué retirado, bastante antes que los brackets.
Terminó en un punto verde de reciclaje de metales pero no le importó...ya había cumplido su cometido. Ahora todo quedaba en las manos del aparato de contención cuya perseverancia sólo era comparable a su carácter agrio, porque sostenía que no lo valoraban lo suficiente y que muchas veces lo olvidaban en cualquier parte. 

Este cuento fué inspirado por una paciente real del año 2010 en una clínica que existe y en la que trabajé muchos años, hasta que me cansé de viajar todos los meses a Madrid, aunque tengo un excelente recuerdo de esos maravillosos compañeros que fueron Lourdes y Antonio. Con los cuales, además, nos hemos divertido mucho.  





domingo, 23 de noviembre de 2014

SUEÑO DE UNA TARDE DE VERANO.

Bueno...ya pasó el 15 de noviembre del 2014. Nos abrazamos, nos alegramos, nos charlamos todo, nos fotografiamos,  nos enteramos cómo nos fué en estos años, lo bueno, lo malo....prolongamos la fiesta, en otros sitios y el parloteo parecía no tener fin.
¿Y ahora qué? AHORA, vuelta a la rutina. Pero con algo más: cada vez que, los que estamos en activo, veamos un premolar a lo mejor nos acordamos de ese colega que extrajo el 34 y el 35, en vez del 34 y el 44 y, quizás nos dé un ataque de risa en la propia jeta del paciente (mediante barbijo, espero), y que éste no podrá comprender.
Cada vez que empuñemos la Carpule nos acordaremos del Dr. Cureta y sus ojos hipertiroideos, preguntándonos: "¿con o sin anestesia?.....Sin es más barato".
O lo que le pasó a alguien que quiso luxar el 46, pero puso el elevador al revés y luxó el 45...y alguien allí presente dijo: "Bueeeennnnooooo, si igual estaban los dos perdidos" Y cuando se había terminado la anestesia y alguien jeringa en mano, le daba una patadita disimulada al equipo, con la consiguiente exclamación "UYYYYYY, se cortó la luz del equipo...no podemos hacer nada!!!" Y mil anécdotas más...pero lo que yo soñé esa noche después de la reunión sólo yo lo sé....y lo compartiré en parte con quien esto lea sólo para que las risas, una vez más sean compartidas.
Estaba yo redondeando la treintena, cuando me dirijo a mi lugar de trabajo...que no era la odontología, sino la veterinaria. Allí trabajaban unos compañeros míos muy simpáticos (llamémoslos Macarena y Truman) que me recibieron con bombos y platillos. Había más compañeros de cursada, ayudantes de cátedra, profesores y demás yerbas.
Estuvimos recorriendo las instalaciones y ellos me iban instruyendo en mi recién estrenado trabajo.
Gallinas, gansos, peces, perros, gatos....con sus respectivas vacunas y carteles con los desarrollos intraorgánicos de las larvas, y sus tratamientos, tipos de alimentación, etc....
En ese momento alguien la llama a Macarena, quien sale corriendo al requerimiento de otros y él, Truman, impulsiva e inesperadamente, cierra la puerta de la habitación donde estábamos y baja el interruptor de la luz: "Ehhhhh, alcancé a exclamar......¿Qué pasa?"Imagínense el panorama; sin luz, sin poder abrir la puerta porque era electrónica y oyendo los gritos del personal tratando de resolver el desaguisado.
Él, en medio de la impenetrabilidad del ambiente, empieza a hablarme nerviosa y apresuradamente, generando en mí la necesidad imperiosa de ver y comprender qué CARANCHOS  estaba ocurriendo allí.
Ese hombre tan conocido, al que había tratado durante años me estaba susurrando sorpresivamente una declaración de amor absolutamente inesperada: confusa, enredada, plagada de explicaciones, mientras me sujetaba con fuerza del brazo cuando yo lo único que quería era salir corriendo de allí.
No es que no me gustara el mino, pero en medio de tal confusión, no tenía mucho margen para considerar sus apasionadas propuestas. No había valses vieneses, luz de velas y manos entrelazadas.....no, nada de eso. Lo que había era aroma de heno, un pálido resplandor de la calle y olor a caca de conejo.
Por fin logré manotear el interruptor, todas las luces se encendieron y la puerta se abrió. Pero entonces todo había cambiado de manera radical: eso era AHORA una clínica dental, La gente iba y venía normalmente, y el guapo joven proseguía con sus explicaciones sobre el funcionamiento de la empresa, como si todo lo anterior no hubiera existido. Los compañeros de trabajo saludaban alegremente y los pacientes pasaban con el dique de goma puesto.
En ese momento me desperté SOBRESALTADA:...... rebobiné mi sueño, tratando en vano de encontrarle una lógica.
Lo único que había persistido era esa mirada masculina, que, entre suplicante y seductora, seguía clavada en mi almohada. ALLÍ ME DÍ CUENTA, 42 AÑOS MÁS TARDE, QUE YO NO ME HABÍA CONFESADO ESE JUVENIL ENAMORAMIENTO NI A MÍ MISMA. ¡¡Y, por supuesto, nadie sabrá nunca a quién me refiero!!¿Por qué pasarán estas cosas?

sábado, 8 de noviembre de 2014

ALUCINANDO

Llego contenta, eufórica, ilusionada...como una loca desatada al club hípico de la Plata. Hoy es 15 de noviembre del 2014, fecha señalada, fecha esperada y alimentada por meses de expectativas, mensajes, conversaciones y búsquedas de personas al más puro estilo Sherlock....¡algo largamente nutrido por recuerdos, fotografías, asociaciones de ideas y de situaciones de un grupo de personas que compartió toda una etapa de su vida dentro de un recinto universitario!
No voy a negar que en el club hípico me llamó la atención la ausencia de movimiento, de autos, de gente guapa.....¿dónde están todos?....bueno, ya llegarán, razonamos con mi amiga Stella Botti, mi compañera con la cual compartíamos la perplejidad. Dimos unas vueltas por el lugar, aunque todo seguía desierto.....
Luego de algunas horas dándonos un voleo y otro...y otro más....yo empezé a tratar de comunicarme por teléfono con los números que había anotado prolijamente en papel, pero nadie contestaba.
¿QUË CARANCHOS ESTABA PASANDO? ¿POR QUÉ NADIE VINO?
Empezé a dudar de mi salud mental,  me preguntaba obsesivamente: ¿dónde han quedado nuestros floridos y divertidos diálogos en el chat? ¿Y toda la actualización de nuestras vidas, todas las anécdotas, todos los aspectos de nuestras vidas actuales? ¿Fueron todas alucinaciones?. Dios mío, ¡debo estar loca! ¿me han implantado un chip en el cerebro con una historia inexistente, como he visto en algunas películas?¿O he visto demasiadas películas?
Por fin se hizo la luz: Daniel Choclin el immer erreichbar (siempre conectado), atendió mi llamada y me dijo casi gritando: ¡Pero no, Maina, estás totalmente equivocada! ¡Dios mío, no me digas que estás en La Plata!¡¡ Estamos en España, nos fuimos en un vuelo charter todos juntos para Cádiz y la reunión es en el restaurante EL FARO, en la Caleta dentro de 3 días!!Además, vos tenés que haber hecho la reserva.....¿o no la hiciste?
Para guardar las formas y no quedar como una descerebrada, aseguré: "Claro, claro, Dani, todo está OK". Pero nada estaba OK, en realidad estaba KNOCK OUT. 
Me quedé absolutamente absorta y confusa y sólo la presencia de mi amiga me pudo sacar de mi ensimismamiento: "bueno, loca, no le des más vueltas....estamos viejas y boludas....y vos, tanto estudiar alemán, dale que dale, al final te quedaste Alzheimer total....daaaale, hacemos de goma las tarjetas y nos vamos para allá".
Me pareció un disparate pero como los disparates y las decisiones tipo VELOCIRRAPTOR son para nosotras el pan nuestro de cada día, salimos ipso facto hacia Ezeiza.
Pensé: "¿Y las valijas?¿Nos vamos sin nada?". y se lo comuniqué a Stella, la cual, con su habitual locuacidad lapidaria me contestó: "¿Siempre sos tan boluda?"
Ante semejante respuesta me quedé muda, preguntándome en silencio: "¿siempre....o sólo de a ratos?¿Es una maniobra para desequilibrarme psicológicamente, cómo decía desesperado EHMIDMV, cada vez que le escondíamos las llaves?"

Es que en realidad para esto están las amigas, las verdaderas, claro, para echarle a una un balde de agua fría cada tanto. Con Stellita una está, como quién diría, siempre EMPAPADA.
Llegamos a Cádiz justo a tiempo porque tuvimos suerte con los vuelos y sus combinaciones. Nos hipotecamos hasta las orejas, eso sí, pero ¿a quién le importa un mango más o menos cuando se trata de recuperar la juventud perdida, desperdiciada?...Bueno, desperdiciada no, aprovechada pero pasada, eso sí.
Llegamos a la plaza de la catedral de Cádiz, justo donde quedamos para ir todos juntos al restaurant EL FARO. Era temprano y lógico que todavía no hubiera nadie de los nuestros.
En ese momento suena el teléfono y es Susana Cosacarelli, quien, con su vocecita de ángel y algo vacilante, me dice "....Ayyy, Moni, no sé cómo decirte esto, pero.....ehhhh, ocurre que sentí una súbita necesidad de ver a mi hija, una morriña, como le dicen, y me fuí, en un impulso irracional, al Reino Unido a verla y no voy a concurrir a la reunión....¿me perdonarán?"
Esa fugaz llamada fué cubierta inmediatamente por otra: "Hola, Mónica, soy Alfredo Acuña, mirá, resulta que en Sierra Nevada hay nieve en estos días y no me pude resistir....espero que sepan perdonarme pero es que adoro el esquí....bueno, adiós, ya nos veremos"
Inmediatamente se superpone una llamada de Luigi, el antiguo Luis Arata quien manifiesta entusiamadísimo que va a participar en el Tour de Francia, que para él es una oportunidad única y que espera que lo entendamos.
Nelsa llama para avisar que se quedó en la pasarela Cibeles en Madrid y que está prácticamente hipnotizada, por lo cual no va a poder venir.
Tili, el inefable, el antiguo Atilio Damia, para no ser menos, avisa que se queda en el festival de jazz de Oviedo porque ha coincidido que está Woody Allen.

Peli y su hija Zara estaban en la biblioteca nacional en Madrid porque ella (su hija) estaba deslumbrada con unos ejemplares antiquísimos escritos en sánscrito y que le daba no se qué dejarla sola. Que otro día nos veíamos.
Nora Salveto quiso venir a dedo desde Madrid pero llegó hasta Aranjuez, donde decidió quedarse a vivir para siempre porque le encantó y se compró una casita cerca del Palacio Real y al borde del río Tajo.
¡Aquéllo era una CONSPIRACIÓN, más diría UNA TRAICIÓN! ¿Qué otra explicación había? Yo no salía de mi asombro y estaba tratando de hilvanar mis pensamientos cuando llamó el Pollo Ebbens para avisar que había una carrera internacional de presentaciones en Facebook y que había obtenido el primer premio....estaba enloquecido. Con el dinero del premio pensaba poner una pollería en Alicante.
Stella y yo nos sentamos a la sombra de las palmeras en una deliciosa cafetería a reflexionar sobre el tema cuando el ¡clinc! del teléfono me avisa que Daniel Choclin y Emma Martina se habían apuntado a un curso de audiovisuales y diseño de stickers en la facultad de Granada y que llegarían unos 3 días más tarde.
En cuanto a maría Rosa Montano......y, de gira por el Piamonte con su marido.
Para completar el cuadro Lina Zitaglia y Stella Lanfranconi encontraron super interesante un congreso internacional de dietética y nutrición titulado "Como y cuánto comer para llegar a ser un cadáver sano" en El País Vasco, aunque por línea privada me dijeron que lo que más les había gustado habían sido, en realidad, los vascos.
 Ambrosi y Chispa Carnevali, por su parte, estaban buceando junto con delfines en el Estrecho de Gibraltar y contestaron que "ni de coña se perdían aquéllo"(textual)
"Bueeeeennnnoooooo", dijo Stellita, "no te preocupes, es que se están divirtiendo, es como una segunda, qué digo segunda, tercera, cuarta adolescencia....llegar van a llegar" (Lo de la inmadurez adolescente lo comprendí en seguida porque yo, la carrera de Odontología la hice cuando ví a los chicos divinos que me tocaban de compañeros y no por otra razón más....digamos, profesional. Fué, algo así como vocación por lo heterosexual). Hablando de inmadurez, un nuevo "clinc"me pone a Cristina Corian a la oreja, quien manifiesta muy suelta de cuerpo que se queda en Galicia porque no se irá de allí hasta que no aprenda a bailar la MUÑIEIRA.
 Pero el colmo de los colmos es Malamud, quien dice que no puede venir porque ha desparecido dentro de la chistera de un mago, mientras hacía un curso de magia, a sólo dos cuadras de acá. Y en el hecho arrastró con él a Oscar Mondi, que sólo pasaba por allí. "¡Qué cara de cemento y qué chapuza de mago", pensé, "eso es más loco que los hipercubos de 4 dimensiones de Choclin, los teseractos".

 Al final Stellita no tuvo más renedio que darme en parte la razón y declaró en su autoritario tono de directora de escuela (el que tuvo siempre, aún con 10 años): "Tus amigos están como un cencerro...bueno, como vos...y como yo".
"No, nena, eso ya lo sé, el problema es que yo me comprometí con el dueño del restaurant...ahora me acuerdo y es un montón de pasta"- dije preocupada.
"Bueeeeennnnnoooooo", replicó, "el peso argentino está en franca y repentina subida, son como dólares en la época de Menem...eso lo equilibra todo, ya te lo van a pagar"." Además, los que vienen seguro son los catalanes...ésos son muy formales, europeos, casi franceses...es otra cosa"
"Es verdad", pensé y, para asegurarme lo llamé a Carlos Otero que se encontraba con Tobías de camino.
Me atendió todo agitado explicándome que no sabían si llegarían a tiempo porque Cataluña se había independizado de España y estaban tramitando los pasaportes de la nueva nación catalana, pero que, a lo mejor, pasaban con los pasaportes argentinos ....aunque, claro, los tenían caducados.
"Bueeeeennnnoooooooo", dije esta vez yo,"será lo que deba ser"
Mi amiga desde la primaria ha sido siempre, al igual que yo, una persona reflexiva pero no impulsiva, por eso dijimos a dúo: "¡¡¡Vámonos a la mierda!!!!"
Si todo el mundo hace lo que le sale del arco de triunfo, nosotras también: Y NOS VOLVIMOS A ARGENTINA.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

STOP RUMORES

CONTRA LOS BULOS Y CUENTOS CHINOS:  diario el País, domingo 2/11/14
Andalucía acoge inicia una campaña para atajar los falsos rumores sobre la población inmigrante. 25 entidades sociales se han sumado a la iniciativa.
¿Ycuáles son esos falsos rumores? Por ejemplo: los chinos no pagan impuestos. Los inmigrantes saturan los hospitales. Los inmigrantes son los mayores receptores de los servicios sociales. Los extranjeros son los responsables del aumento del desempleo.
¿Quién no ha oído esto alguna vez?
Los datos objetivos desmienten estás leyendas urbanas.
La organización parte de que cualquiera puede deshacer un falso testimonio: en la calle, en una cafetería, etc y se trata de formar cadenas humanas que ayudé a neutralizar los bulos. El proyecto se dedica de momento a cinco falsos tópicos. Y todo se basa en datos contrastados: por ejemplo, el, 57,7 por ciento de los españoles acuden una vez al año, por lo menos, al médico de cabecera, mientras que el porcentaje se reduce al 12,7 en el caso del censo inmigrante. El coste farmacéutico está en 374 euros por paciente español y en 73,7 eu por extranjero.
El 93 por ciento de los usuarios de servicios sociales es población nacional.
A los agentes anti rumor no les basta con tener los datos, porque su trabajo debe ocuparse también de una parte emocional. ¿Y cómo se desactiva un rumor? " Con mucha paciencia", dice el coordinador del proyecto. " Son necesarias habilidades de comunicación interpersonal y empatía".
Hay que huir de las generalizaciones y escuchar activamente.
Y comenta: " los estereotipos nos permiten vivir con tranquilidad, pero el problema es que eso lleva al prejuicio y éste a la discriminación"
Ángel Madero es educador social y coordinador del proyecto.
Me parece maravilloso poder leer esto entre medio de tantas noticias espantosas. Para más información: www.stoprumores.com